El empleo sumergido es el 11% del PIB español y supone 1,8 millones de empleos