Emprender: difícil, pero no imposible