Más de la mitad de los aragoneses ganan menos de 30.000 euros al año