Los niveles de impago registraron una caída del 32% en 2013