Una tercera parte de las declaraciones de bienes y derechos en el extranjero del contribuyente español se concentran en Suiza y Luxemburgo