La protección internacional al refugiado continúa pese al COVID-19